Una mudanza, puede causar mucho estrés para algunos de los miembros de nuestra familia, incluyendo a los cuadrúpedos. Lo peor de esto es que tú, por más que quieras nunca podrás explicarle a tu perro o tu gato que es lo que está pasando. Cada animal reacciona diferente a un nuevo ambiente para vivir. Algunas mascotas se adaptan a una mudanza enseguida, pero otras cuando se ven expuestas a un cambio brusco comienzan a demostrar inseguridad y esto puede tomar días e incluso semanas.

Por ello te traemos algunos consejos para considerar en el proceso de adaptación a tu nuevo hogar:

1) Viajes largos

Visita a tu veterinario y pregúntale si tiene alguna recomendación para hacer el transporte más fácil. Si tu mascota es ansiosa por naturaleza, tal vez valga la pena pedir un medicamento que ayude a hacer que el cambio sea menos pesado.

2) Tiempo para explorar

Después de la mudanza, dale a tu mascota algún tiempo para explorar libremente los espacios de tu/su nuevo hogar. Deja que se pierda dentro de la casa y no limites ningún área por algunas horas deja que merodee el lugar, hasta que encuentre pacificar su instinto y se familiarice con los objetos y aprenda los lugares nuevos en donde pueda encontrar su agua, alimento y su cama.

3) El beneficio de un buen paseo

Lleva a tu perro por un buen paseo en donde pueda merodear y rastrear con su olfato el vecindario. Así como tu necesitas de tu vista para aclimatarte y familiarizarte con tu nuevo hogar, ellos también.

4) Supervisión especial y nuevas placas de identificación

Evidentemente tendrás que poner especial atención a tu mascota las primeras semanas, tomando en cuenta que el o ella también atraviesan un cambio importante. Además de esto, es importante que cambies la información de su placa antes de mudarte.

¿Es el momento para ti y tu mascota de cambiar de hogar? No olvides de contactar a un agente RE/MAX, quien te ayudará y te sabrá guiar en este importante proceso.


 

Autor

Jorge Letayf

Director de Mercadotecnia RE/MAX México