Calcular tu capacidad de ahorro/desembolso es vital si buscas solicitar un crédito hipotecario.

Para que el crédito no te ahorque es necesario calcular una cantidad que puedas desembolsar mes a mes para pagar el crédito. Definitivamente tendrás que hacer algunos sacrificios pero no se trata de sufrir y morir en el intento.

Para comenzar necesitarás una hoja, un lápiz y una calculadora.

Una vez que tengas tu material, realiza los siguientes cálculos:
a) Ingresos
Anota y suma los ingresos que tuviste en los últimos 6 meses. Toma en cuenta solo los Ingresos Fijos y constantes, dejando fuera ingresos extraordinarios como bonos, premios, tandas, etc.
b) Gastos
Identifica y suma los gastos de los últimos 6 meses. Aquí debes de ser muy cuidadoso ya que lo que buscamos es que no gastes más de lo que ganas.
Sepáralos en Gastos Fijos como renta, luz, predial, super, gasolina, etc. y en Gastos Variables como comidas fuera, entretenimiento, viajes, etc.
Al total de tus Gastos Fijos, réstale los Gastos Variables.
Una vez que tengas estos datos, utiliza la siguiente fórmula:

(Ingreso Fijo – Gasto Fijo) / 6

C) Capacidad de Ahorro
Multiplica el resultado de esa operación por .25 y de esta forma obtienes un dato importante para tener una idea de lo que puedes pagar para un crédito hipotecario.
En resumen la fórmula para calcular queda de la siguiente forma:

(Ingreso Fijo – Gasto Fijo) / 6

y el resultado x .25

Los expertos en este tema recomiendan que no destines más del 25% de tus ingresos para poderte hacer cargo de imprevistos. Recuerda que si tienes Bonos o Ingresos Eventuales podrás hacer pagos extemporáneos a tu crédito y reducir el tiempo del mismo.
También puedes DESCARGAR la plantilla de Excel que hemos preparado para que hagas este cálculo más rápido. Consíguela AQUÍ
Ahora que ya sabes lo que puedes desembolsar para un crédito, es momento de buscar una casa a tu medida, acércate a una de nuestras Oficinas Inmobiliarias donde uno de nuestros Asesores Inmobiliarios te apoyará con todo el proceso.