Nuestra labor como Asesores Inmobiliarios implica estar en contacto con mucha gente y nunca está de más ser precavidos al momento de atender clientes o visitar propiedades.

1. Prevención

Al momento de recibir una llamada debes de obtener cierta información que puede ayudarte a detectar si algo no está bien, durante tu conversación realiza algunas preguntas como

  • ¿A qué se dedica?
  • ¿Quiénes asistirán a ver la propiedad?
  • ¿Cuenta con teléfono fijo o de oficina?

Trata de identificar si el tono de voz de la persona con la que estás hablando se altera o si notas algo extraño en sus respuestas

2. Uso de Protocolos

A medida que utilicemos ciertos protocolos para las actividades que implican contacto con clientes, podremos disminuir los riesgos. Por ejemplo: Antes de ir a la cita, informa a tu oficina todos los detalles de la misma. Estando en la cita, frente a tu cliente realiza una llamada a tu oficina informando que inicias con la visita de la propiedad y con el cliente.

3. Presentación

La imagen profesional es indispensable en nuestra labor diaria, sin embargo debemos de ser muy discretos con respecto a los accesorios que utilizamos para no llamar la atención.

4. Siguientes visitas

Normalmente, si todo sale bien en la primer visita tendemos a bajar la guardia. Recuerda que las amenazas pueden ocurrir en cualquier momento y no podemos darnos el lujo de estar vulnerables.

Otro consejo que te damos es que siempre tengas contigo el teléfono de atención ciudadana y que descargues la aplicación móvil de la PFP, está disponible para todos los dispositivos.


 

Autor

Jorge Letayf

Director de Mercadotecnia RE/MAX México